Melilla2009

Just another WordPress.com weblog

Tercera crónica julio 15, 2009

Filed under: Colonias de verano,CRÓNICAS — melilla2009 @ 8:01 am

El equipo de colonias de “La Salle” se hace famoso, jajajaja, como podéis comprobar estamos en todos los periódicos de la ciudad, quien no lo iba a decir… que por compartir unos momentos de risas con unos niños nos iban a retratar, jajajaja.
Poquito a poquito vamos recorriendo este camino que hemos decidido realizar todos juntos, entre risas, juegos, carcajadas, pequeños enfados, ilusiones y mucho mucho cariño.
Aunque no lo creáis tenemos una agenda tan apretada como la de un ministro, durante estos días nos han enseñado a ser buenos peatones y a conducir de forma correcta nuestras bicicletas. En esta actividad descubrimos que muchos deberíamos repasarnos el código de circulación, pues eran claras y evidentes las faltas que cometíamos al volante de las bicicletas y coches.
También hemos visitado un centro de recuperación de aves rapaces, donde los pequeños disfrutaron de lo grande con la explicación de los especialistas del centro y la exhibición de vuelo de las aves, en la que pudieron participar en la recepción de las aves.
Pero sin duda alguna la visita más divertida y emocionante fue la visita al cuerpo de bomberos del aeropuerto de la ciudad de Melilla, donde todos nos quedamos con la boca abierta con el esfuerzo y gran trabajo que realizan estos especialistas.
En las colonias también se trabajan las conductas sociales, las relaciones con los iguales, normas de higiene, etc. Siempre manteniendo un ambiente amigable y cercano.
Todo esto es posible por el gran equipo que formamos monitores, madres y hermanos, un grupo unido por la ilusión y las ganas de formarnos como personas dentro de un proyecto de vida. En el que la convivencia es lo más ilusionante.
Maribel y AnaBelen.

100_2584

 

Reflexión lunes día 6 de Julio julio 7, 2009

Filed under: CRÓNICAS — melilla2009 @ 7:40 am
Tags:

Crónica día 6 de julio.

Nervios, prisas, dudas, muchas dudas… es el primer día de colonias y hoy nos toca conocer a los niños con los que compartiremos las dos semanas próximas.

Todos estamos impacientes esperando en el patio a que entre esa avalancha de ilusiones y sonrisas que nos esperan tras la puerta, ésta se abre, y todos nos saludan con un cálido abrazo y un gran beso…

Llega la hora de conocernos, y, como ya habíamos planificado anteriormente los monitores, hemos realizado una serie de dinámicas de grupo de conocimiento y participación mutua para lograr un primer acercamiento entre todos y crear un clima de confianza inicial.

Todo va como la seda, los niños son muy participativos y los monitores somos bastante activos, pasamos un buen rato de risa y el objetivo es alcanzado: todos conocemos los nombres de los compañeros y mantenemos una óptima toma de contacto inicial.

Después, desayunamos y llega el momento de montarnos en la C.O.A (empresa de autobuses de Melilla), vamos a la playa, pero durante el viaje nos divertimos cantando muchas canciones bastantes de ellas propuestas por los mismos niños.

Una vez que llegamos a la playa, corriendo nos vamos para el agua, allí, todos disfrutamos del buen tiempo, la temperatura del agua, el buen ambiente y el gran grupo que habíamos formado hacía tan solo unos instantes.

Niños de distintas razas, distintas culturas pero de idénticas sonrisas, sonrisas que no se les borraban de la cara ni en un solo momento, sonrisas que iluminaban su cara durante todo el día.

Más tarde, nos vamos para los comedores situados cerca de la playa. Al entrar, nos quedamos un poco sorprendidos por la cantidad de niños que allí se encontraban. La comida ha resultado muy agradable, podemos presumir de haber llevado a cabo una buena organización en cuanto a los monitores durante el almuerzo y los niños han comido bastante bien.

Al volver al cole, hemos creído conveniente dejar un ratito de tiempo libre para que los niños sintieran que también pueden tener momentos de libertad absoluta, no todo tiene que estar planificado ni sumamente estructurado.

Creo que mi grupo de monitores se caracteriza precisamente por eso, porque a pesar de llevar todas las actividades y horarios planificados, dejamos tiempo para improvisar sobre la marcha, para dejar a los niños que tomen su propia iniciativa y para alternar con otras actividades en lugar de las planificadas si lo creemos conveniente. Es una forma de hacer partícipes a los niños de la toma de decisiones y de las sugerencias de los propios monitores.

Después del “tiempito libre” como lo llaman nuestros niños, pasamos a hacer la actividad más consistente de este primer día, realizamos unas mandalas, elaboradas por Ginés, uno de los coordinadores del grupo de monitores. Es una actividad bastante entretenida, que invita a los niños a relajarse y concentrarse. Ponemos una música de fondo para que le resulte más atractivo a los niños, pero bueno, sólo el ver las mandalas llama la atención a los niños y se vuelven locos por pintarlas. Hemos pasado un rato bastante bueno y relajante, en silencio y concentrados, los propios monitores hemos realizado también mandalas y mañana las convertiremos en mantelitos para los niños.

Tras terminar esta actividad, preparamos a los niños para ir a la piscina cubierta del centro. En verdad ha sido un poco lioso organizarlos a todos, el sólo pensar que se iban a meter en el agua les creaba una impaciencia que no les permitían mantener el orden, pero al final, todo ha salido tal y como pensábamos.

En la piscina hemos disfrutado mucho, todos los niños querían que viéramos cómo saltaban, como nadaban, en definitiva, como se divertían.

Después cada monitor se ha encargado de su grupo y nos hemos ido a las duchas. Hemos ayudado a cada uno de nuestros niños a asearse y les hemos vestido para posteriormente ir a merendar.

Durante la merienda, por un lado sentía alegría de que mis niñas y el resto de niños estaban comiendo y se iban a casa, pero por otro lado estaba triste porque ya sabía que hasta el día siguiente no las iba a ver…

Pero bueno, al fin y al cabo aún quedan trece días para disfrutar de ellas y del resto de los niños.

Me siento bien, me siento feliz de haber venido, me gusta esto, espero que los días próximos sean iguales o mejores que éste y espero disfrutar al máximo cada momento con mis niños, con todos los niños, y con los monitores.

Le doy mil gracias a las personas que me ofrecieron participar en ésta experiencia y admiro la forma de trabajar de todo el grupo de monitores, así como también agradezco enormemente la dedicación que las madres voluntarias de proyde están teniendo con nosotros.

Muchas gracias

Macarena Gómez Serrano

S6302896